Es casi una tradición anual asociar el agosto a la famosa lluvia de meteoros “Lágrimas de San Lorenzo” o Perseidas que a mediados de ese mes suele llamar la atención a muchos aficionados a la astronomía. Es fácil encontrarse con un monton de simpatizantes del cielo en esa noche y estar el que más y el que menos con sus prismáticos o telescopio esperando el espectáculo de estrellas fugaces que syele tener un pico de intensidad de 100 meteoros a la hora lo cual es muy alto e incrementa las probabilidades de ver más de un meteoro por minuto. De paso muchos aprovechan para llevarse la lista de “deseos” preparada para ir pidiendo uno tras otro entre estrella y estrella.

Para poder ver las Perséidas hay que dirigir la vista hacia esa region del cielo “Perseo” y aguardar con mucha paciencia pues es imposible no ver alguna de esas estrellas asomarse a nuestra vista