Cirujano plástico Madrid: una solución al problema de la apariencia

Cuando pensamos en un cirujano plástico Madrid invariablemente nos viene a la mente como se ve un conocido que en algún momento se sometió a una reconstrucción cosmética. Ya sea que haya sido este un rotundo éxito o que por el contrario, no salió como se esperaba y la persona ahora no quiere ni dejarse ver.

O sea, nos fijamos en los resultados finales y con eso fundamentamos nuestros juicios. Pero, esos juicios son como una mirada miope si no conocemos todo el universo que se mueve debajo de esas operaciones quirúrgicas.

Algo que deberíamos estar claros es que la cirugía plástica es el resultado de satisfacer necesidades físicas y/o sociales. Las primeras por superar un impedimento corporal, que limita ciertas funciones o desempeño con naturalidad. Las segundas por querer ser aceptados o bien valorados de acuerdo a los estándares de la mayoría.

El organismo está diseñado a la perfección para las funciones que realiza, todos tenemos ciertas variaciones en la presentación, pero eso solo representa un porcentaje muy pequeño con respecto al todo. Es decir, las personas funcionalmente somos idénticas.

Si una persona difiere del resto en alguna parte de su anatomía, en general, eso le causa un problema. Aparte del punto de vista estético, ejemplo, una pierna más corta, puede provocar un fallo de la movilidad, equilibrio, consumo de energía, entre otros.

Realmente la función de la cirugía plástica tiene como primera línea, que seamos plenamente funcionales, pero ha sido llevada más allá, a un nivel estelar. Luego de conocer el funcionamiento fisiológico, aprender a reparar huesos, músculos, piel, se ha ido hasta el tope, haciendo del cirujano plástico un artista, que modela el cuerpo humano, pudiéndolo retocarlo prácticamente en su totalidad.

No es que ahora debemos empezar a buscarnos defectos o disparidades, pero si hubiera algo en nosotros que pudiera representar una desventaja funcional, deberíamos indagar las posibilidades de que pueda ser mejorado.

En ningún gran libro está escrito que debemos ser físicamente perfectos, pero en la gran mayoría funcionamos en forma bastante parecida y hoy la ciencia médica nos permite que podamos superar también cualquier disfunción. Deberíamos ver al cirujano plástico como nuestro mejor amigo, ese que se ocupa porque además de perfectamente funcionales, nos sintamos bien con nuestra apariencia.

cirujano plastico madrid

Cirujano plastico madrid

Deja un comentario