En caso de accidente no nos conformemos

  13 Abr 2013

En muchas ocasiones tomando un café con un cliente te dice “sí, hace un tiempo sufrí un accidente, me atropelló un coche, me rompí varios huesos, estuve meses de rehabilitación y me indemnizaron”. Entonces ante esa revelación, uno por deformación pregunta: ¿y con cuánto te indemnizaron?

La respuesta te transforma la cara, te dice “nada, muy bien, me ofrecieron 8000EUR, mucho dinero y lo acepte”, mientras tu cliente te dice eso tu con una media sonrisa de cortesía te vas carcomiendo por dentro mientras piensas: “podrías haber sacado el doble como mínimo”. Pero ahora ya no hay solución, debería habérselo  pensado antes de firmar el cliente.

Muchas personas por desconocimiento, por buena fe, por eso de ya se sabe “más pájaro en mano que ciento volando” y todas esas cosas, prefieren llegar a un acuerdo (en la gran parte de ocasiones a un mal, cuando no malísimo, acuerdo) que alargar un poco más el proceso pero ganar mucho más.

Atención que no se está diciendo que no se deba negociar o incluso que en ocasiones no sea posible llegar a un acuerdo, pero es de destacar que en estos casos se dan muchos casos de malos pactos que sólo hacen que perjudicar a la víctima.

Ponerse en manos de un buen profesional (y es de destacar lo de buen profesional, pues en muchas ocasiones ya no es la parte contraria quien nos proponga un mal pacto, sino que es el inadecuado profesional que hemos contratado el que “nos vende” a la contraparte con el fin de cerrar un acuerdo, cobrar su comisión de nuestras manos (y puede que una gratificación de la parte contraria) vendiéndonoslo “como lo mejor que podemos conseguir”) resulta más que vital, pues estos son casos muy dados como se dice a que nos intenten engañar, son casos donde se puede conseguir mucho dinero, y son casos donde cada detalle médico, del accidente, de todo lo que rodea al asunto puede marcar profundamente la diferencia.

2013-04-04 12 37 29
abogados herencias madrid.

Deja un comentario